jueves, 15 de septiembre de 2011

Documentos Académicos

Documentos académicos son todos aquellos textos producidos o reproducidos dentro del aula con la finalidad de obtener o aplicar conocimientos sobre los distintos temas que se desarrollan en la formación profesional. Estos pueden ser apuntes de aula, trabajos prácticos (monografías, ensayos, etc.), programas académicos de los docentes, tesis de grado consultadas, etc. En el caso de las tesis debe identificarse, además, la biblioteca donde puede ser encontrada.

Sobre las tesis, cabe aclarar que éstas no pueden ser señaladas como libros ya que no cuentan con una circulación masiva (salvo que el informe sea editado como tal). En las monografías, apuntes de aula y otros escritos debe identificarse al autor del material (alumno o docente), año de elaboración e institución (carrera, colegio, universidad, etc.).

Diferentes tipos de documentos académicos
Muchas veces el estudiante universitario no sabe diferenciar una monografía de un perfil de tesis. Se presentan aquí las diferentes formas que adquiere una investigación por el informe y el enfoque empleado en el estudio.. En las siguientes líneas se exponen las características generales que deben mantener los diferentes tipos de informe.

Informe de investigación
El informe de investigación es el documento mediante el cual se dan a conocer los resultados de la investigación. También contiene los procedimientos empleados en este proceso, aunque éste no es un requisito indispensable. Según Mario Tamayo y Tamayo (1995: 129) “El objetivo del informe es detallar a los lectores el proceso de solución del problema planteado,[43] para lo cual es necesario hacer una presentación del problema, de los métodos empleados para su resolución, los resultados obtenidos en la investigación, las conclusiones obtenidas y las recomendaciones en base a las conclusiones”.

Clasificación
Según el alcance, los recursos y la importancia del estudio, éste puede clasificarse en monografía, ensayo,[44] tesina, ponencia, tesis o proyecto,[45] y el informe de investigación corresponderá al contenido de la investigación. Las diferencias entre una y otra denominación obedecen, muchas veces, a criterios académicos antes que a operaciones técnicas. De hecho, el ejercicio en el campo de la investigación hace que el límite entre un ensayo y una monografía, por ejemplo, sea más por fundamentos formales que por razones operativas. De esta forma, las diferenciaciones tienen un propósito didáctico. Una buena monografía, por ejemplo, suple muchas veces las carencias o limitaciones que por su rigor encontrará una tesis, y un ensayo bien elaborado puede servir de base para un estudio de mayor profundidad. El fin del presente título es presentar las diversas modalidades de informe correspondiente a cada tipo de investigación. En los siguientes subtítulos se efectúa una descripción breve de cada uno de estos tipos de informe.

Monografía
Monografía es todo trabajo de investigación respaldado por un informe escrito. En las aulas universitarias suele denominarse monografía solo al informe, por lo cual se lo incluye de esta forma en el presente subtítulo general. Sin embargo, el término hace referencia a un concepto mucho más amplio. El trabajo puede ser sobre un hecho de la realidad concreta (hábitos alimenticios de los desocupados de la calle Yungas de la ciudad de La Paz) o bien sobre una doctrina, escuela de pensamiento, la obra de un autor o un autor concreto (el valor de la vida según Nietzsche).
Carlos Sabino (1996: 19) anota que la monografía “es un trabajo que tiene la particularidad de versar sobre un tema único, bien delimitado y preciso”. La delimitación temática es, por tanto, un elemento principal para la elaboración de una monografía.[46] Contrariamente a esto, Huáscar Taborga (1980: 18) indica que la monografía presenta una temática genérica, además de apuntar (:19) que puede o no presentar conclusiones.[47] En todo caso, pueden considerarse ambos criterios válidos según el área en que se efectúe el trabajo.
Conviene anotar, además, que la monografía es un buen adiestramiento en la investigación, ya que tiene, sobre todo en un nivel avanzado de conocimiento, una exigencia metodológica que la deja muy próxima a la tesis de grado. En ocasiones, incluso, se puede elaborar una monografía mucho más enriquecedora que un trabajo de grado. Además, no es necesario efectuar una investigación de este tipo solo para cumplir una exigencia académica: también pueden llevarse a cabo estudios de esta naturaleza en forma independiente. Sin embargo, existe un punto en contra de la monografía: la posibilidad (y muchas veces la certidumbre) de que el contenido de la información se reproduzca constituyéndose en plagio. Convendría, por lo tanto, empezar por un código de ética personal que minimice este riesgo. En el anexo 2 de este trabajo pueden hallarse ejemplos de monografías.

Ensayo
Un ensayo es, según Carlos Sabino una obra “relativamente libre en su estructura en la que el autor expone razonadamente ideas y opiniones sin que, sin embargo, se utilice en forma rigurosa una metodología científica. Puede hablarse, algo contradictoriamente, de un ensayo científico, cuando la temática y la actitud de un autor llevan a una consideración especialmente seria de lo tratado” (SABINO, Carlos 1996: 27). Pueden señalarse como características adicionales del ensayo la extensión libre y variable: desde una página de formato regular (como los ensayos periodísticos de la página de opinión) hasta extensos escritos que reúnen una serie de comentarios en torno a uno o diferentes temas entrelazados.[48]
Gilmar Gonzales (1997) diferenciaba dos tipos básicos de ensayo: ensayo académico y ensayo no académico. El primer tipo se refiere a todos los trabajos presentados a exigencia del profesor, con cierto rigor y sobre determinados hechos de la realidad o comentando una obra literaria.[49]El segundo, en cambio, tiene mayor libertad en su magnitud, temática y disertación. Otro detalle que los diferencia es la recurrencia a fuentes de información. El académico requiere la identificación de las fuentes consultadas. El no académico, en cambio, puede prescindir de éstas.
Gonzales diferenciaba, además, ensayos de una sola y de dos vías. Ensayos de una sola vía son aquellos que consideran un tema a partir de un solo enfoque o punto de vista. Los de dos vías, en cambio, abordan el mismo tema comparando los criterios de dos autores reconocidos contrastándolos, donde el autor del ensayo se inclina en favor de uno o desecha a ambos postulando su propio criterio.
Un ensayo, sea académico o no académico, requiere un mínimo de tres párrafos para su exposición: uno de introducción, otro de desarrollo y el último de conclusión. Como se menciona líneas arriba, el rigor metodológico es mínimo. El sujeto gramatical es libre (puede ser desarrollado en voz personal o impersonal).[50] El uso del tiempo verbal también es libre y se acomoda a las circunstancias y la forma en que se desarrolla el tema. La importancia fundamental del ensayo radica en que permite al autor adiestrarse en la argumentación de su posición ideológica. En los anexos 3 y 4 de este trabajo se encuentran algunos ejemplos de ensayos.

Tesina
La tesina es, según Carlos Sabino (1996: 22) “una denominación no universalmente usada que sirve para designar a trabajos de corta o mediana extensión que son presentados para su correspondiente evaluación académica. Desde el punto de vista pedagógico cumplen el mismo papel de las llamadas monografías: evaluar los conocimientos y habilidades metodológicas de los estudiantes respecto a determinada materia por medio de una disertación que se propone a los mismos y que forma parte de su evaluación”. En nuestro medio, las tesinas son desarrolladas por egresados de carreras técnicas, institutos e incluso algunos colegios (como trabajo práctico). La diferencia con la monografía, como apuntaba Sabino, es más un acto sutil. Sin embargo, conviene destacar el hecho de que la tesina, al igual que la tesis y a diferencia de la monografía, presenta obligatoriamente conclusiones y recomendaciones.

Ponencia
Antes que informe, la ponencia es un trabajo completo de investigación del cual se exponen los resultados esenciales ante un auditorio en determinado acto de divulgación (seminarios, simposios, conferencias, etc.). Las características principales de este tipo de trabajos son la agilidad en su redacción, el apoyo audiovisual que algunas veces puede requerir y la concisión de sus resultados omitiendo muchas veces elementos formales como un diseño o proceso metodológico, identificación de fuentes consultadas, etc.

Tesis
Restituto Sierra Bravo (1984: 345) define la tesis como “un informe sobre una investigación científica [...] con la particularidad de que su finalidad primera es su presentación en una facultad universitaria [...] La tesis de doctorado se puede definir como el trabajo escrito en el que el doctorando describe y explica el contenido y los resultados de una investigación científica original efectuada con la orientación de un director”. Huáscar Taborga (1980: 18), por su parte, identifica las siguientes características que debe tener una tesis: “1) en cuanto al fondo es un estudio demostrativo que se sostiene en el razonamiento; 2) en cuanto a la finalidad inmediata sirve para optar el grado de doctor en las universidades”. Efectúa, además, las siguientes comparaciones entre ensayo, monografía y tesis (p. 19): “tanto la tesis, como el ensayo y la monografía pueden ser objeto de un tema particular. [Pero] el ensayo se diferencia de la monografía y de la tesis, en que tiene una extensión formal más breve[51] y no agota el tema [...] La monografía y la tesis se diferencian en que la primera es genérica, en cambio la segunda es específica y está condicionada a la demostración”.
Sobre estos y otros puntos queda una amplia discusión. En el presente trabajo las consideraciones se limitarán a ofrecer una visión panorámica en torno a estos y otros elementos metodológicos. Al margen de lo señalado por otros autores, pueden anotarse las siguientes características de la tesis:
a) es un producto racional;
b) presenta los argumentos a favor y en contra de la posición del autor de la investigación respecto al problema o situación concreta que se aborda;
c) puede (en realidad debería) contener una propuesta teórica;
d) es un trabajo de investigación que sirve para el pre o postgrado en el nivel de formación superior;
e) comprende un proceso que va desde la elección del tema hasta la exposición y defensa de los resultados alcanzados y los procedimientos empleados;
f) los resultados obtenidos pueden servir de base a futuros estudios o la resolución de alguna situación conflictiva para la sociedad; y,
g) las características formales del informe de investigación son implantadas por la dirección de carrera a la que se presenta.
En el subtítulo correspondiente a la delimitación temática (Capítulo ii de la Segunda Parte) se dan las pautas generales que puede seguir el egresado para afinar el tema de su tesis de grado. Sin embargo, puede adelantarse que en la tesis existe la posibilidad de aplicar la interdisciplinariedad o complemento del área de formación del postulante con otras áreas de conocimiento. Esto no siempre es recomendable, ya que en ocasiones exige una preparación complementaria que implica el estudio de una carrera paralela.

Proyecto
El proyecto, como se mencionó reiteradamente, corresponde en las ciencias sociales al nivel de investigaciones aplicadas, donde la investigación básica es seguida de una propuesta coherentemente articulada y sustentada. Ezequiel Ander-Egg y María J. Aguilar (1996: 16) señalan sobre la definición de Proyecto: “...Con este concepto se hace referencia a un conjunto de actividades concretas, interrelacionadas y coordinadas entre sí, que se realizan con el fin de producir determinados bienes y servicios capaces de satisfacer necesidades y resolver problemas [...] La construcción de una escuela es un proyecto dentro de un programa de construcción de edificios escolares, y así por el estilo...”.[52]
Brevemente, pueden considerarse las siguientes etapas de un proyecto: formulación o diseño; ejecución y/o gestión, y evaluación. La primera etapa contiene la identificación y la propuesta esquemática y operativa en que debería desarrollarse el proyecto. La segunda se refiere a la implementación con una administración de los recursos y ejecución conferidos a determinada institución o agrupación de personas. La tercera etapa implica la medición de los resultados alcanzados a partir de los objetivos formulados y las metas trazadas en la formulación del proyecto. De esta última etapa depende, normalmente, la continuidad o extinción del proyecto.
En cuanto a los resultados alcanzados, puede observarse que es en el proyecto donde mejor se puede efectivizar la interrelación entre el sujeto investigador y el objeto de estudio. Esto, sin embargo, raras veces ocurre cuando se trata de proyectos elaborados en ambientes académicos. Esto se debe, simplemente, a que es poco probable que se implemente el proyecto. Lo normal es que un proyecto quede en el nivel enunciativo, es decir, de formulación.
Para una correcta formulación de proyectos sociales, Ander - Egg y Aguilar (:24) sugieren llenar la siguiente lista de requisitos:
QUÉ --> se quiere hacer --> Naturaleza del Proyecto
POR QUÉ --> se quiere hacer --> Origen y fundamentación
PARA QUÉ --> se quiere hacer --> Objetivos, propósitos
CUÁNTO --> se quiere hacer --> Metas
DÓNDE --> se quiere hacer --> Localización física
--> Cobertura espacial
CÓMO --> se va a hacer --> Actividades y tareas
--> Métodos y técnicas
CUÁNDO --> se va a hacer --> Calendarización o cronograma
A QUIÉNES --> va dirigido --> Destinatarios o beneficiarios
QUIÉNES --> lo van a hacer --> Recursos humanos
CON QUÉ --> se va a hacer --> Recursos materiales
--> se va a costear --> Recursos financieros
En los hechos, el éxito de un proyecto depende tanto de una clara formulación como de una correcta aplicación de los requisitos aquí señalados.
Algo muy importante en cuanto a los proyectos es aclarar que los mismos son una respuesta teórica a un problema concreto de la realidad. Tomemos por caso el analfabetismo en la población adulta de un barrio equis de la ciudad de Lima. Una escuela para adultos es un proyecto que intentará minimizar el índice de analfabetismo en tal barrio, y por lo tanto una respuesta tentativa de resolución del problema. Un proyecto es una hipótesis en sí, dada las características generales que tiene toda hipótesis, y la verificación está dada en la etapa de evaluación, cuando existe ejecución. Por ello, los proyectos no contienen hipótesis (o cuando menos no deberían presentarla) en la etapa de formulación. En el ambiente académico, sin embargo, esto estará siempre sujeto a las consideraciones y las exigencias del docente encargado de guiar las investigaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada